top of page
  • El Uniandino

Uribe en Los Andes: ¿Qué hacía el expresidente en la universidad?

Se percibía un ambiente lleno de intriga al acercarse al Edificio Julio Mario Santo Domingo. A las 9 de la mañana, del pasado viernes 27 de octubre, una fila de personas (alumnos, profesores e incluso invitados) se congregaba alrededor del salón SD-702, que en ese momento estaba custodiado por personal de seguridad y agentes de policía armados. Después de someterme a un proceso de revisión de seguridad pude ingresar al salón.


Estudiantes de todos los departamentos, especialmente de carreras como derecho y ciencia política, permanecían sentados en completo silencio con sus miradas fijas en el centro del salón: el presidente del Comité Interpartidista del Centro Democrático, Nicolás Vizcaya, se encontraba acompañado por tres jóvenes, uno de medicina y dos vestidos con trajes elegantes, y junto a ellos estaba nada más y nada menos que el expresidente y ex senador Álvaro Uribe Vélez.


El exmandatario visitó la Universidad de los Andes para hablar acerca de su situación judicial luego de que la Fiscalía General de la Nación hiciera una nueva solicitud para cerrar el caso contra él por los delitos de fraude procesal y soborno a testigos. Desde entonces, Uribe ha recorrido varias universidades como EAFIT, El Rosario, y ahora Los Andes, para exponer ante la comunidad académica la que es su versión de los hechos, además de responder algunas preguntas del estudiantado.




En 2020, la Corte Suprema de Justicia ordenó la detención del ex mandatario después de que salieran a la luz interceptaciones de llamadas telefónicas y declaraciones de testigos que denunciaron presiones del abogado defensor de Uribe, Diego Cadena, hacia testigos. Tras la decisión de la corte, Uribe tomó la decisión de renunciar a su escaño en el Senado, alegando la falta de confianza en el ente judicial ya que sentía que no sería imparcial en su caso. Tras su renuncia, la jurisdicción del mismo pasó a las manos de la Fiscalía General de la Nación, organización que desde entonces ha tratado de cerrar el caso argumentando que no había suficientes pruebas para llevarlo a juicio.


Sin embargo, en mayo de 2023, la jueza 41 Penal del Circuito de Bogotá, Laura Barrera, denegó la solicitud de la Fiscalía de precluir el caso. “Lo que se viene para el ex jefe de Estado, son tres caminos en manos de la Fiscalía: asignar un nuevo fiscal que lo llame a juicio; que radiquen un escrito de acusación en su contra; o precluir uno de los dos delitos”, escribió la periodista Maria Angélica García en un artículo para Publimetro.


En este conversatorio de aproximadamente dos horas, el expresidente reiteró que era inocente y que todo la investigación realizada en su contra había sido una campaña difamatoria para dañar su buen nombre. “Una cosa que he dicho es: ‘si me meten preso porque soy un peligro para la sociedad ¿por qué me tuvieron tanto tiempo libre?’ Como ser humano, que he querido a este país y le servido a ese país, siento el derecho a defender mi reputación”, expresó el mandatario ante el estudiantado uniandino que se encontraba presente.


En la mitad del evento, el estudiante de derecho Juan Pablo Alvis interrumpió de golpe del evento pidiendo que abrieran el espacio de preguntas. Los moderadores le dijeron de forma cortante que esperara que acabara la presentación, pero el muchacho alegó que ya se estaba acabando el tiempo. Los moderadores aceptaron a regañadientes, y Alvis le reclamó al expresidente que en su presentación estaba difamando al senador Iván Cepeda, quien en 2013 había acusado a Uribe de tener nexos con las autodefensas después de que revelara 22 testimonios de ex jefes paramilitares que relacionaban al ex mandatario con estos grupos armados.


Del mismo modo, este joven estudiante denunció que algunos de los testigos que habrían participado en su caso habían sido víctimas de de atentados o asesinados, como fue el caso de Alvaro Neiza. En palabras de Alvis, Uribe se habría referido a este como un “buen muerto”. Uribe reclamó que lo que estaba haciendo el joven era “un discurso político y que este estaba en la obligación de hablarle jurídicamente”.

“Es importante que el auditorio sepa que los movimientos sociales no vamos a permitir que precluya (su caso) porque los (dos cargos) están relacionadas con crímenes de lesa humanidad, en tanto, el fraude procesal y el soborno a testigos fueron hechos para que no se supiera la verdad sobre los 12 Apóstoles, los paramilitares en Medellín y los falsos positivos”, expresó Juan Pablo Alvis en tono vehemente


Los ánimos se caldearon en ese momento. Se escucharon los suspiros de molestia de varios participantes en el auditorio. Nicolás Vizcaya comenzó a gritarlea Alvis exigiéndole que “mostrara las pruebas” mientras lo señalaba inquisitivamente. Uribe le pidió a Vizcaya, en repetidas ocasiones, que se callara, diciéndole que “dejara hablar al muchacho, que este llo escucharía con paciencia”.


“No nos ha hablado con la verdad. La estrategia procesal no es la verdad, no es la inocencia. La verdad procesal es la prescripción de los términos. Y si no es así, se acordarán de mí en el 2025 cuando un juez prescriba el caso y los movimientos sociales impidamos que eso no se prescriba —porque estos hechos son conexos son crímenes de lesa humanidad”, concluyó Alvis.


Finalizado el evento, Vizcaya le dijo a este periódico que siempre existe la posibilidad de que en eventos con figuras públicas se generen polémicas: “todo eso hace parte del fragor del debate y es totalmente natural que se puedan llegar a evidenciar tensiones, pero siempre nuestra intención va a ser generar espacios para producir una reflexión respetuosa”, comentó.


Al final de la charla, hubo un espacio de preguntas en la que los estudiantes tuvieron la oportunidad cuestionar al ex presidente sobre temas bastante polémicos como su relación con el paramilitarismo, si dío la orden que permitió las operaciones que resultaron en los falsos positivos, su opinión acerca del documental “Matarife” de Daniel Mendoza, su relación con el fiscal Francisco Barbosa y sobre cómo veía el panorama de su partido en las pasadas elecciones regionales.


Uribe compartió en su cuenta de X (antes Twitter) una publicación con dos imágenes en la que se le observa en el salón, rodeado de estudiantes, con un pie de foto corto que decía “Gracias Universidad de los Andes por permitirme presentar mi caso judicial”.


Varios comentarios anónimos en la página de @la_cabra_chismosa suscitaron una controversia adicional. En ellos se señalaba la falta de imparcialidad en el evento, ya que el hecho de que la mayoría de asistentes fueran parte de Centro Democrático hizo que pareciera más un evento de campaña que un encuentro de índole académico.


Vizcaya le aclaró al periódico que en el grupo de moderadores también había estudiantes que no hacían parte de ningún partido político. “Nosotros le dimos oportunidad a todas las personas de que hablaran y expresaran su opinión. Jamás se restringuió la palabra y nunca se restringirá: siempre garantizaremos el debate respetuoso, y tomaremos en cuenta las recomendaciones que tengan para futuros eventos”.


El Centro Democrático publicó un comunicado en su Twitter explicando que en los próximos días Uribe continuará su recorrido por otros claustros universitarios del país.


*En la nota originalmente nos referimos de manera errónea al estudiantes Juan Pablo Galvis. Su apellido es Alvis.

 

Por Laura Tabares


Comments


bottom of page