• El Uniandino

Grupo de científicos colombianos declaran apoyo al paro y rechazan la violencia


El pasado miércoles 5 de mayo un poco más de 80 miembros de la comunidad científica colombiana, entre estudiantes, docentes e investigadores, hicieron público un comunicado en el que declaraban su apoyo al Paro Nacional que inició el 28 de abril de este año y que se ha extendido de forma indefinida.



En el comunicado, el grupo de científicos rechaza la violencia ejercida frente a la movilización social y hace una serie de reclamos entre los cuales está el rechazo de la “violencia perpetrada por la Fuerza Pública, el acceso a educación gratuita y de calidad y la extensión de fondos para becas”.


Además, piden “una acogida por parte del Estado en la adopción de una posición científica respecto a decisiones como el fracking y el uso de glifosato para la erradicación de cultivos”, tal como reza la carta publicada el día de ayer y firmada por científicos de universidades públicas y privadas del país, instituciones extranjeras y grupos de investigación.


La iniciativa del pronunciamiento fue liderada por un grupo de astronomía en el que se hizo la convocatoria inicial para manifestarse frente al paro. En cuestión de horas, más de 80 científicos respondieron al llamado. Según Mariana Villamil, física y geocientífica de la Universidad de los Andes “es la primera vez que las personas de astronomía nos unimos, hacemos una comunidad fuerte y nos paramos frente a estas cosas”. Y agrega: “tenemos una voz que antes no teníamos y hemos llegado a un público al que antes no llegábamos”.


Para los científicos contactados por El Uniandino, que además lideraron el pronunciamiento, la verdad social es tan importante como la verdad que se busca en los estudios científicos. “La manera en la que puede aportar la comunidad científica es diciendo lo obvio y rompiendo el cerco de censura” opina Javier Acevedo, magíster en física de la Universidad de los Andes. Por su parte, John Suárez, físico y asistente graduado de la misma universidad, piensa que “no puede haber bienestar cuando no existen garantías de vida digna y no puede haber verdad cuando existe desinformación”.


Suárez agrega que “el gobierno no puede proponerse ser el Silicon Valley latinoamericano cuando no existen los elementos que permitan el desarrollo en ciencias y tecnología”, haciendo referencia a las condiciones en las que se enseña y se produce ciencia en el país. “Si bien contamos con muy buenos investigadores en todas las áreas, las nuevas generaciones nos encontramos con pocas oportunidades al obtener nuestro título”, dice por su parte Fabio Méndez, asistente graduado de Los Andes y candidato a PhD en física.


Villamil termina diciendo que incluir a los científicos como parte esencial en las decisiones estatales “sería un cambio radical, todos estamos luchando por un mejor país. Sería increíble que pudiéramos tener nuestro instituto de investigación aeroespacial, pero tenemos que trabajar primero para que la gente tenga educación”.



Por: Natalia Chavarro Naranjo

Fotografías por: Salomé Rubio



0 comentarios